¿Qué pinto aquí?

Desde que dejé los estudios para comenzar a trabajar hasta agosto del año 2005, mi vida laboral había estado dedicada por completo al mundo de la pintura industrial. Pero ese mes mi vida iba dar un giro de 180º...

Por aquellos entonces me encontraba trabajando en VANEMA, S.A., una empresa subcontratada por SEAT ubicada en el emplazamiento industrial de Abrera y dedicada a la pintura industrial de vehículos de la marca.

Durante todo este tiempo, no había tenido más problemas que cualquier otro compañero con nadie en especial. Pero desde que corrió la noticia de la disolución de la empresa y su posterior absorción por parte de SEAT y comencé a ver las pésimas negociaciones que nuestros "compañeros" sindicalistas estaban llevando a cabo, la cosa cambió. Y es que el problema era que cuando uno solicitaba lo que le pertenecía y no se conformaba con lo que había negociado un grupo de gente que únicamente velaba por sus propios intereses (como he podido saber más tarde, todos y cada uno de ellos vive a cuerpo de rey en su nueva ubicación), uno pasaba automáticamente a formar parte de una lista negra.

Y efectivamente así ocurrieron las cosas, sin haber tenido problemas con la empresa si no con los que se suponían nuestros "defensores", cuando llegó el momento de mi re-colocación en la gran SEAT se habían acabado las entradas...

Fue entonces cuando decidí reorientar mi vida laboral hacia otro tipo de objetivo profesional y enfocar todas mis energías en prepararme para dedicarme al mundo de la informática.


Y así fue como tras realizar un curso de analista programador en Visual Basic.NET en el centro CIFO LA VIOLETA, la empresa de consultoría GRUPO CHOICE me brindó la oportunidad de comenzar mi carrera como Analista Programador.

Actualmente continúo trabajando con tecnologías .NET en la empresa ANUNTIS SEGUNDAMANO y en mi tiempo libre me gusta ponerme al día lo que puedo en este mundo en que vivimos en el cual los avances tecnológicos parecen no tener frenos.

Así que reflexionando acerca de todos estos acontecimientos, no me queda más que agradecer a los que sin querer me "lanzaron" a dedicarme a lo que verdaderamente me gusta, ya que de no ser por ellos quizás todavía a estas alturas estaría realizando algún tipo de trabajo posiblemente ni tan siquiera relacionado con la pintura ya las plazas estaban ocupadas, sino que estaría ocupando algún puesto en una cadena del tipo... apretar tornillo... bajar palanca... apretar tornillo... bajar palanca... Gracias de veras por ser como sois, por haber conseguido que yo "ya no pinte ná".

Posiblemente ahora mismo estás pensando... muy bien, y a mí todo esto, ¿que leches me importa? y posiblemente tengas razón y no debería pegarte el coñazo, pero simplemente quiero aconsejarte por si en este mismo momento o en un futuro te encuentras en una situación similar, no te vengas abajo y aproveches tu tiempo y la oportunidad de aprovechar el momento de cambiar cualquier aspecto mejorable de tu vida, ya que como dice el refrán, "no hay mal que por bien no venga".

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favoritos Más